La “nueva normalidad” sigue avanzando. Todo parece que vuelve a colocarse en su sitio y de nuevo podemos escuchar los sonidos habituales en la calle de risas, charlas, juegos… la vida en definitiva. Poco a poco podemos volver a vernos de forma física y no virtual. Volvemos a nuestros trabajos y a la rutina de siempre.

     Pero aunque todo parezca volver a la “normalidad” hay que recordar que ya nada será “normal”. Después de todo lo que hemos pasado y lo que se sigue pasando no puede ser “normal” porque no podemos permitirnos el lujo de olvidar. Porque como bien sabéis lo que se olvida vuelve a repetirse y por nada del mundo queremos que eso vuelva a pasar. Porque aún hay muchísima gente que sigue luchando por sus vidas y por la de sus seres queridos. Porque aún hay muchísima gente preocupada y luchando por la salud no solo de los suyos sino de todos los demás. Porque hay mucha gente que se ha dejado la piel, la vida, el alma y los sentimientos en conseguir que todos siguiésemos hacia delante. Y eso, aún no ha terminado. Porque la enfermedad que nos ha hecho paralizarnos durante estos meses y se ha llevado con ella a tanta gente aún sigue aquí y tenemos que seguir combatiéndola aunque volvamos a la “normalidad”

     Y desde Cottons os decimos esto porque no queremos pertenecer al grupo de personas que olvidan, porque como profesoras tenemos, no solo el deber de enseñar a nuestros niños, sino también de velar por su seguridad y el no olvidar depende de ello. Porque queremos que nuestras familias sean un modelo a seguir y queremos que sigáis todas las indicaciones de seguridad que nos impongan porque son obligatorias y porque vuestra salud, la nuestra, la de nuestras niños, nuestros mayores y la del planeta en general depende de respetar y seguir esas pequeñas instrucciones que no nos cuesta nada hacer. Porque de todos nosotros depende salvar vidas de la forma más sencilla. Porque no queremos que ninguna vida se pierda por no haber sido responsables y porque queremos transmitir esa enseñanza a nuestros niños para que cuando vuelva a pasar sepan respetarse no sólo a ellos mismos sino a todos los demás.
Tenemos el deber se seguir las normas por aquellos que se dejaron la piel en salvarnos: enfermer@s, médicos, personal de limpieza, personal de supermercados, transportistas, voluntarios, y un millón de etcéteras que estuvieron ahí para nosotros.

     En España ha habido 241 mil casos confirmados, 150 mil curados y 27.135 fallecidos. En el mundo entero 6,66 millones de casos confirmados y 393 mil fallecidos. Y las cifras siguen subiendo porque aún no ha acabado, sólo es el comienzo de la cura. No hagamos que estas cifras suban, no olvidemos que no son números, que son personas las que se esconden detrás de las estadísticas. Y si no olvidamos esto, será muy fácil seguir las normas. Seguimos pasando  fases, sigamos hacia adelante, pero con cabeza, con respeto y sin olvidar.

      “El pueblo que olvida su historia, tiende a repetirla”. No repitamos esta historia, aprendamos de ella y no la dejemos en el olvido. Sigamos luchando para sobrevivir todos juntos. Respetad y ayudad a que “la nueva normalidad” se convierta en el futuro y no demos pasos atrás. Ya habrá tiempo de disfrutar como antes, ya habrá tiempo de repartir besos y abrazos sin nada que se interpongan entre nosotros, pero de momento, no olvidar, SEGUID RECORDANDO.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *